27 ago. 2014

Mural

Hoy estreno nuevo apartado en mi blog. Desde aquí pretendo proponeros actividades sencillas y económicas para llevar a cabo con los más pequeños de la casa. Intentaré proponeros siempre actividades que yo haya realizado previamente, y por lo tanto estaran pensadas para niños de entre uno y cuatro años (ya que son las edades con las que de momento puedo experimentar). Espero os sean de interés y ayuda! 

La siguiente actividad es ideal para un día o una tarde de lluvia, o de virus, en la que no podamos salir de casa y queramos tener a los peques entretenidos y pasando un buen rato en familia. Se trata simplemente de pintar un mural con los más pequeños. 

Que necesitaremos para esta actividad: 

  • papel de embalar ( barato y resistente)
  • colores o rotuladores (mejor si son de los que se lavan fácil, tanto en la ropa como en la piel). Yo no me he atrevido todavía a hacerlo con pintura... pero si soy intrepidos o vuestros hijos mayores, seguro que también da mucho juego!
  • celo
  • y ganas de divertirse!!!

Cortad un trozo bastante grande de papel de embalar (ser generosos) y fijadlo al suelo con celo. De esta forma los pequesrán arrugando ir en él para pintarlo y no lo irán arrugando todo el rato (lo qual es muy engorroso). A los más pequeños les resulta más divertido si pueden pintar el mural desde dentro, subidos en él. En mi caso mi suelo no es nada delicado, por lo tanto no tengo problemas por usar celo para fijar el mural, luego lo retiro fácilmente tirando y listo. Si los niños se salen del mural y pintan el suelo (esto suele ocurrir con los más pequeñines, de entre uno y dos añitos) al usar pinturas lavables las manchas se quitan sin problemas con una bayeta húmeda o un golpe de mocho.

Si tenéis un suelo delicado y no quereis arriesgaros con el celo o los colores.... no hay problema! Montad la actividad sobre la mesa del comedor o cocina. Podéis fijar el papel de embalar al hule de la mesa, y así seguro que los peques no manchan nada. Puede que a los de corta edad les cueste algo más pintar (por tener que estar subidos en sillas) pero estoy convencida que os divertireis y disfrutareis igual.

Sobre el contenido del mural..... hay mil opciones!!!! Dejad volar la imaginación! La vuestra y la de los más pequeños! Podeis hacer un mural temático (sobre la primavera, los animales, las flores, la ciudad, etc...) o hacer dibujo libre (que cada uno pinte lo que quiera, la silueta de la mano, el pie, los nombres de los miembros de la familia....).

A mi hijo de 4 años le gusta más ceñirse a un tema..., mi hija de año y medio.... bueno... hace dibujo estilo libre, rayas y colores aquí y allá!

Con esta actividad la peque suele entretenerse unos 45 minutos, 1 hora. Al grandullón como le gusta pintar lo podemos tener disfrutando toda una tarde!

Nuestro último mural fue sobre el zoo, un día de lluvia en que teníamos previsto ir y tuvimos que suspender la excursión. Cuando acabamos el mural lo utilizamos como zona de picnic improvisada! Como lo teníamos enganchado al suelo, serví encima los platos de comida, nos tiramos todos al suelo y los degustamos! Les encantó la experiencia, y a mi....también!

Recordad que no es una actividad para los niños, sino para tooooda la familia. Se trata de que os involucreis en ella, os tireis por el suelo y disfruteis con y junto a ellos.

Y ya veis que con un poco de imaginación, la actividad puede dar para muuuucho!

A disfrutar!

10 ago. 2014

El colmo de la mala suerte, o que se desintegren los zapatos

Tenía yo unos zapatos de verano monísimos que hacía años que no usaba. 
Mira por donde, hoy me ha dado por acordarme de ellos y sacarlos del zapatero. Se conservaban como nuevos! Tal y como los recordaba.

Dado que hoy no íbamos a caminar mucho rato, he decidido que era un buen momento para reestrenarlos. Así, la probabilidad de que me hicieran daño sería mínima.

A la mitad del paseo me he dado cuenta que se estaba produciendo un extraño fenómeno. La planta de mis pies se estaba quedando completamente adherida a la parte interior de la suela de los zapatos.

Fingiendo que nada sucedía, le he regalado la mejor de mis sonrisas a mis hijos y he concluído digna mi paseo.

Al llegar a casa los zapatos eran ya como una segunda piel. La suela estaba como "desecha" y se había mezclado con mi piel.... El efecto era el de haberse puesto unos zapatos untados con pegamento.

He sudado lo mío para quitarmelos....sintiendo que perdía algunos trozos de piel en dicha maniobra. El saldo: una ampolla, pies más que teñidos de negro y algunas zonas de la planta desprovistas de suy natural pelleja. Y por supuesto, los zapatos en el cubo de la basura. Mi cruel venganza por el sufrimiento causado.

Cabe decir que los zapatos eran buenos, y jamás me habían causado dolor alguno.... pero por alguna extraña razón no les ha sentado bien envejecer y someterse a las altas temperaturas de hoy.

Para un día que decido ponerme zapatos!!!! Mañana vuelvo a mis sandalias quechua! Esas que jamás me han hecho ni una llaga! Tras mi aventura de hoy les he jurado amor eterno!

Tardaré en volverlas a traicionar.

28 jul. 2014

Mis alergias, el metal y yo

Contaba yo con 13 añicos, cuando estando de viaje de fin de curso descubrí que tenía algún tipo de alergia a los metales. Curiosa ironía del destino.... yo, precisamente, alérgica al metal.

Mi madre, se empeñó en que no me llevase los pendientes "buenos" (leáse de oro) de la comunión, y en su lugar me colocó unos de bisutería. Cuando llegué a la habitación del hotel en Mallorca me picaba la oreja a horrores, y cuando me quité el primer pendiente las gotas de sagre corrieron oreja a bajo por mi camiseta playera. Que inicio de viaje más triunfal! 

No tuve bastante con esta curiosa experiencia y años después, ya en el instituto, me dio por comprarme pendientes de plata. Pendientes que hacían que notase las palpitaciones del corazón en las orejas y que quisiera arrancármelas de cuajo!

Concluí que debía ser alérgica a la plata, y comencé a esquivarla.

Ya en la universidad, la volví a liar. Me dió por comprarme un reloj cuya correa era una pulsera. Era de la marca Marea, una preciosidad.... A los pocos días de llevarlo mi muñeca se llenó de llagas que supuraban... me picaba a horrores y tuve que abandonar la idea de llevar mi preciada adquisición.

La sabiduría popular me recomendó que lo pintase con esmalte de uñas. Decidida compré esmalte transparente y gasté una tarde de estudio en tan delicada labor. La verdad, me encantaba ese reloj, y me había costado un pasta.... no quería dejarlo guardado en un cajón. El remedio dió resultado la primera semana....luego....picor....más pico.... y de nuevo llagas.

De algún lado saqué un nuevo remedio: forrar el interior del reloj con esparadrapo. Aquello no podía fallar! El metal no entraría en contacto con mi cuerpo! Fantástico.... pasé unos meses estupendos....luciendo reloj.... Luego....luego llegó el verano....sudé....el esparadrapo de mojó de sudor, y de algún modo mi piel absorbió las sustancias nocivas, pués me llagué de nuevo. De que metal está hecho el reloj? Ni idea. De plata no....pero me quedó claro que mi algergi no se limitaba a la bistuería barata y a la plata.

Por supuesto mi reloj Marea anda en un cajón en mi antigua mesita de noche, en casa de mis padres. A una distancia más que prudencial.

De aquella experiencia debí haber aprendido una lección..... pero decidí no hacerlo. Llegó el final de mi carrera, y unas vacaciones con los amigos por Italia. En aquella ocasión tuve una más que brillante idea. Me colgué la llave de la maleta del cuello con un cordel. Práctico.... muy práctico.... Pero de ahí a que fuera una buena idea.... Como imaginareis la llave no estaba hecha de plastilina.... no.... los jodíos fabricantes de llaves de candado las hacen de....metal. De que metal..... ni flowers.... pero de uno al que por lo visto también resulté ser alérgica. Mi cuello-escote empezó a picar.... y me llené de llagas. Otra vez....

De ahí pensé que por fin habría aprendido la lección para siempre. Jamás me acercaría a un metal fuese cual fuese, a excepción del oro blanco (ese lo resisto bien).

Pero nuevamente cometí un error. Esta vez fue algo totalmente inesperado. Me compré unos aparentemente inofensivos tejanos. Me los pusé un día, dos.... y al tercero, estando en el trabajo, me empezó a picar la tripa. Que raro? Me picaba, me rascaba, me picaba, me rascaba más.... al final me levanté de mi mesa y me fui al baño y tenía una redonda roja en la tripa! Y con que parte del tejano coincidía la redonda? Exacto! Con el botón de las narices....que obviamente es de metal!!!!

Cago en toooooooooo! Casí me arranco la tripa del picor....hasta llegar a casa. Decidida a poner remedio, coloqué un esparadrapo en la zona del botón. El remedio funcionó....hasta que llegó el verano.

Por el momento tengo guardados los tejanos en el armario. Y es que.... a quien le gusta llevar tejanos en verano??
 

23 jun. 2014

Preparados, listos.... YA!

Tras casi cinco años (desde mi primer embarazo) en dique seco, el pasado sábado volví a correr.

No lo hice de la mejor manera posible... me dejé llevar por mis impulsos y mi testarudez y salí sin preparación de ningún tipo y con unas zapatillas que me prestó mi marido a "rodar por los raíles". Aunque pese a todo, no me fue nada mal!

 La idea empezó a tomar forma en mi cabeza, cuando hará poco más de un mes, unos amigos de la familia (siempre me ha encantado esta expresión) abrieron una tienda de running en el Prat de Llobregat. Cuando fuímos a verla, nos comentaron que tenían previsto organizar salidas, grupos de corredores que quisieran salir a entrenar juntos y pasar un buen rato. La idea me encantó y me sentí añorada.... mis tiempos de corredora trotona quedaban taaaan lejos....

Poco después, leí en facebook que ya habían empezado con las salidas, y que los sábados a las nueve de la mañana harían salida con grupo de chicas, en plan "iniciación". La idea de volver al ruedo empezó a cobrar vida seriamente. De manera que cuando horas después, Alberto leyó la misma noticia en facebook y me propuso de quedarse con los niños para que yo pudiera salir con el grupo de Món Runners, no lo pensé dos veces y acepté la propuesta.

Y así, con mi "vieja" equipación, y mis zapatillas de prestado, me presenté en la puerta de la tienda con la mejor de mis sonrisas (que escondía mi secreto miedo al fracaso-ridículo) y predisposición a darlo todo.

En la puerta esperaban ya los organizadores, Fanny y Didac, y no tardaron en llegar el resto de las chicas. Cada una partía de estados de forma y experiencias muy distintas, pero todas teníamos ganas de correr, pasarlo bien y superarnos a nosotras mismas.

Me despedí de mi club de fans (marido y niños, por supuesto) y salí tras el grupo. No tardé en ser consciente que mi estado de forma no era el mejor del grupo, ya que en breve quedé la última. Pero esto no me desanimó. Cada cual tiene su ritmo y el mío es de base lenta. Nunca he hecho deporte utilizando como arma fundamental mi cuerpo, no es mi punto fuerte, por el contrario mi mente y mi espíritu (o lo que es lo mismo, mi testarudez y cabezonería) son firmes. Tomé la determinación de correr los cinco kilometros que nos habían propuesto sin detenerme a caminar ni una sola vez... no importaba el ritmo, ni el crono.... sólo importaba acabar.

Un kilometro por año de inactividad. Ni más, ni menos. Elegí un ritmo bajo pero constante. Fanny se colocó a mi lado, y me animó todo el rato con sus consejos y comentarios. Didac se colocó a la cabeza del grupo, con quienes llevaban un ritmo más....digno. Se acercó un par de veces para asegurarse de que íbamos bien, y siguió siempre con su labor de cabeza de grupo.

Hubo algún momento en que me sentí realmente cansada, mis rodillas se quejaron, mis músculos me "mordieron", pero había decidido que parar no era una opción, y cuando Vanesa decide algo.... para bien o para mal.... arde Troya.

Cuando vi la tienda al fondo de la calle pensé que me caería antes de llegar.... pero no fue así, lo conseguí. Conseguí llegar a mi meta, un kilometro por año de inactividad del tirón. Una meta conseguida por mí misma, una de las primeras cosas que hacía desde que soy madre por y para mí.

A partir de aquí....sólo puedo ir en una dirección: hacia adelante!

Me compré unas zapatillas nuevas, de mi número, de chica, para MI. Y a pie de tienda me hice una propuesta: volver cada sábado a Món Runners, para seguir a mis compañeras, iré detras....pero iré cerca!

Y entre semana, trataré de organizarme con Alberto para salir dos días...sin pretensiones, sin objetivos: salir es el objetivo.

La trotona ha vuelto al ruedo y tratará de aferrarse a él de nuevo. Hoy es lunes, y me duele cada centímetro de mi cuerpo.... pero.... me gusta! El próximo sábado...dolerá menos.

Y cuando crea desfallecer por el camino tres palabras sonaran en mi mente como lo hicieron este sábado, como un mantra que te centra y te anima: Run Dora Run!!!

28 may. 2014

Pánico a una muerte....ridícula!

Desde hace días no me puedo quitar de la cabeza esta vieja cancioncilla de Def Con Dos. El motivo?  Me he comprado unos nuevos zapatos!
Probablemente os cueste ver la relación, pero creedme si os digo que la hay.
Compré unos zapatos comodos, blanditos, de la marca Crocs. Llegué a casa y me sentía feliz con ellos, feliz hasta que los saqué de la caja. Justo encima de los zapatos, el fabricante había colocado una nota de advertencia en todos los idiomas que le parecieron relevantes. Dicha nota decía lo siguiente: " para evitar lesiones personales graves en escaleras mecánicas y en pasillos móviles: permanezca en la parte central del peldaño mirando hacia el frente; evite todo contacto con cualquier superficie próxima al movimiento de las escaleras mecánicas/ pasillos móviles o de los peldaños; pise con cuidado al acceder o abandonar las escaleras mecánicas / pasillos móviles; tome a los niños de la mano y vigílelos en todo momento.
Una vez has leído esto.....tu alegría por tener zapatos nuevos desaparece. Y nace en tu interior... el pánico.  La curiosidad pudo conmigo y empecé a buscar respuestas a porque mis zapatos nuevos estaban catalogados como arma mortal. Así descubrí que por lo visto el material de la suela de estos zapatos tiende a adherirse y ser "succionado" por los laterales de la escalera mecánica, comiéndose esta tu zapato y.... tu pie. En internet podeis encontrar noticias, fotos e incluso videos en los que se ve como una escalera ingiere en un momento una  bota de agua. Espeluznante.
Cabe decir que la mayoría de "victimas" de este tipo de zapatos son niños. ¿Por que? Sencillo, porque los niños son los que suelen entretenerse restregando sus zapatos contra los laterales de las escaleras.
Total, que ahora vivo acojonada. Cada vez que me pongo esos zapatos me mantego alejada al máximo de las escaleras mecánicas.  Eso ha supuesto una mejora para mi, ya que hago más deporte.
Eso si, el dia que voy despistada y me subo por error en una escalera con los zapatos... siento un pánico absoluto y me pongo más rígida que un palo.
Por fin he conseguido entender una frase de película:estos zapatos me han cambiado la vida. Lo que no sé es si para bien o para todo lo contrario.

23 abr. 2014

Sant Jordi 2014

Siempre me ha gustado mucho el día de Sant Jordi. Perderme paseando entre un tumulto de gente.... tratando de hacerme un hueco, en las concurridas paradas de libros, para poder ojear simplemente por el placer de curiosear uno u otro tomo. Vivir la aventura de pasear por la Rambla Catalunya esquivando rosas para evitar que alguna enamorada te saque un ojo.

Hoy mi Sant Jordi ha sido diferente. Ni mejor ni peor....distinto simplemente. A las 6.30 de la mañana mi hizo decidió etiquetarnos a todos los miembros de la familia como personajes de la leyenda. Él se autoproclamó caballo, a la pequeña Helia le adjudicó el rol de princesa, mi marido tuvo la suerte de ser llamado Sant Jordi... y yo.... en fin.... me tocó el nada despreciable papel de Dragón. Lo tomé con humor, y me dediqué a perseguirle por el comedor imitando a el entrañable monstruo verde.

Luego me despedí y me encaminé a hacer frente a mi jornada laboral. Llegué a Plaza Catalunya sobre las 7.30 de la mañana. La Plaza estaba semidesierta...como siempre.... con gente cruzándola a prisa para dirigirse al metro o a sus respectivos centros de estudio y trabajo. La única diferencia era que el centro de la plaza había sido tomado por TV3. Numerosos furgones albergaban maquilladoras haciendo su trabajo. Los técnicos daban los últimos retoques a su trabajo.... pasando cables, arreglando unas flores.... Las paradas de libros estaban montadas frente al Corte Inglés... pero no había un solo libro en ellas.

Tras mi jornada laboral volví a hacer el recorrido inverso. En Plaza Urquinaona las rosas ya amenazaban con deesgraciarte la vista. De hecho en el metro ya estuve a punto de ser víctima de alguna de ellas. Cuando llegué a Plaza Catalunya había un tumulto de gente mayor que el habitual. Las paradas del Corte Inglés ya tenían libros!!! Miré el reloj. Disponía de diez minutos para hechar un vistazo y luego salir corriendo a coger el ferrocarril y llegar a Sant Cugat a tiempo de recoger a mi pequeño "caballo". Me acerqué a una parada y en seguida lo vi. Un libro me llamó poderosamente la atención. Un libro de una autora ya conocida por mi. Un libro que rápidamente compré para regalar a mi marido cuando esta noche, a las 23 horas llegue a casa agotado por su larguísima jornada laboral de hoy.

Tomé el libro y el tiquet de caja, observé risueña que el señor mayor con cara graciosa que me había atendido se llamaba Toribio. Eso pone en el tiquet. Gracias Sr. Toribio por su gentileza, su sonrisa y su velocidad. 

Tuve que correr un poco pero alcancé el ferrocarril a tiempo. Llegué a las 16.32 a la escuela... dos minutos tarde.... nuevamente Erik era de los pocos que quedaban en clase. A él pareció no importarle. Me esperaba encantado con un dragón de cartulina hecho por él en la mano. Salió corriendo y me dió un beso. "Mira mama, he fet un drac!" , lo miré y pregunté sonriendo "Sóc jo?". Él rió divertido y me dijo "Si mama".

Haciéndo el dragón partimos hacía la guarde a buscar a Helia. Llegamos algo tarde, las 17.15, pero tampoco a ella pareció importarle. Sonreía. Me mostró enseguida una rosa que había pintado usando alcachofas como pincel. Curiosa técnica!

Una vez tuve a mis dos hijos en mi poder, decidí que no quería renunciar al espiritu de ojeadora de libros que llevo en mi interior. Ir al centro del pueblo a ver paradas era un imposible. A las 17.30 estraían a tope, y con el carrito y el peque....la aventura prometía ser infernal. 

En la esquina de al lado de casa vi que había un paradita de libros del señor de la papelería. Y allá que me fuí. Estuvimos ojeando cuentos tranquilamente, y terminé comprando uno sobre el Arca de Noé. Mi pequeño siempre quiere libros de animales!!! Y en el arca había unos cuantos!!

Ya en casa disfrutamos los tres juntos del cuento. Ahora mis pequeños duermen y yo espero a mi caballero Sant Jordi para hacerle entrega de su libro. Regalo improvisado, elegido sin pensar.... fruto del azar y de la magia del día.

No ha sido el típico día de Sant Jordi. Tal vez no ha sido lo que yo esperaba. Pero ha sido mágico y genial. Y que nadie me lleve la contraria.... pues hoy soy un Dragón y no dudaré en churrascaros si me contradecís!

Buenas noches y feliz lectura!

 

2 abr. 2014

Sabia Ignorancia


Esta mañana, cuando desperté, muy en el fondo de mi ser, yo ya sabía que iba a morir. Estaba a punto de vivir el que sería el último día de mi vida…. Pero no le presté atención, no lo valoré… si lo hubiera sabido con certeza, habría cambiado tantas cosas… tantas.



El día estaba nublado cuando me levanté, y fuera lloviznaba. Era raro encontrarse una mañana así en aquella época del año. Pero no le di importancia… no me percaté de que el cielo lloraba por mi. 

Salí de casa y me fui directa al trabajo. Tenía la sensación de que algo no iba bien, ¿me habría olvidado algo? Recuerdo que comprobé mecánicamente el contenido de mi bolso mientras bajaba las escaleras. Todo en su sitio… pero la sensación de estar pasando algo por alto me seguía acompañando.

28 mar. 2014

Colutorio Lacer

Ya van dos semanas probando el colutorio de Lacer que recibí gracias a la campaña de treemkt y  puedo deciros que estoy muy contenta con él. Nunca me ha gustado usar colutorios, me resultan todos muy fuertes, pican en la boca, no  los aguanto mucho tiempo...y con algunos me tenía que enjuagar la boca varias veces con agua para quitarme su molesto sabor despues de usarlos. En este sentido Lacer me ha convencido bastante, es fuerte...pero suave a la vez. No pica y despues de usarlo no me siento molesta...siento la boca fresca y agradable.
Yo de momento lo uso a diario, deja buen aliento y no me resulta molesto de usar.
Sobre los beneficios que pueda provocar en la salud dental, blancor de los dientes, etc...creo que lo tendré que usar durante más tiempo para poder opinar.
Lo que si adelanto es que antes notaba la parte interna de los dientes "delanteros" rasposa a causa del sarro....y desde que uso el colutorio la noto suave. ¿Casualidad? Creo que no.

14 mar. 2014

Probando....colutorio Lacer

Nuevamente a través de la web de treemkt tengo la oportunidad de probar un buen producto. En este caso se trata del colutorio Lacer .
Ayer noche para mi sorpresa recibí mi treebox, con un colutorio para probar, seis medianos para repartir y 24 más pequeñitos para repartir también. En los próximos días empezaré a repartir muestras entre aquellos de vosotros a los que vaya viendo y por supuesto probaré el producto para poder daros mi sincera opinión.
Estoy deseando estrenar mi colutorio y ver que sabor y sensación deja en la boca!

12 mar. 2014

Bravo Caprabo!

Este pasado sábado en el Caprabo de al lado de mi casa llevaron a cabo una promoción excepcional: por cada 10€ de compra te obsequiavan con un vale de 10€!!!
Así, yo que gasté 52€ recibí 5 vales de 10€ cada uno, que podré ir canjeando de uno en uno hasta junio.
A parte de la promoción en sí, que ya es muy buena, lo que me llamó la atención positivamente fue la profesionalidad de los empleados de el establecimiento.
Acudí a realizar mis compras a medio día, y el Caprabo en cuestión estaba a reventar de compradores. Había carros de la compra y niños correteando por todas partes. Pero hacer mis compras resultó pese a ello fácil y agradable.
Comprar era una fiesta. Un señor vestido de pallaso repartía globos entre los más pequeños, todo el personal derrochaba sonrisas y buen humor, y en las estanterías no faltaba de nada.
Otros sábados es habitual que en los estantes falten algunas marcas(sobretodo las de oferta), pero éste todo estaba en su lugar. Había surtido completo de todos los productos.
Cuando fui a pagar me temí lo peor: había unas colas de miedo! Pero me equivoqué, todas las cajas estaban abiertas y las colas avanzaban a un ritmo inusitado. El motivo: en cada caja había dos cajeras, una cobrando y otra ayudando a los clientes a colocar su compra en bolsas. Hice menos cola que qualquier otro fin de semana!
Desde aquí agradecer a los empleados del Caprabo de la Rambla del Celler el esfuerzo que tuvieron que hacer y las horas de más que tuvieron que trabajar para que la campaña que sus jefes idearon en un despacho fuera un éxito en la vida real.
Gracias a las cajeras, reponedores/as, pescateras, charcuteras y resto del personal por atendernos con buen humor y hacer que la compra durante esta promoción no se convirtiera en un infierno, sino en una grata experiencia.

1 mar. 2014

La guerra del piojo...segunda y última parte?

Inexpertos e ilusos con el tema piojil, creímos hace unos días haber ganado la singular batalla.
Lamentablemente, la vida coloca a cada uno en su lugar y nos dio una magistral lección, de como no confiarse ante un enemigo "pequeño".
El jueves de la semana pasada, en la guardería de Helia nos advirtieron que nuevamente tenía liendres. Corroboramos el diagnóstico y decidimos someternos toda la familia en pleno a la liendrera mortal. El veredicto: Alberto limpio, Erik limpio, Helia liendres y un par de minipiojos, yo misma...liendres y un minipiojo!!!! Un minipiojo!!! En mi cabeza!!!
Llena de ira por la insolencia con que estos diminutos seres estaban haciéndose con el dominio de mi hogar decidí atajar el problema de raíz. Me hice con una loción antipiojil apta para menores de dos años (no hay muchas en el mercado), unas cuantas liendreras marca Mercadona, y la máquina cortapelo.
Armada con todo ello, el sábado pasado, libré una gran batalla. Metí todo peluche en bolsas de basura, aspiré sofá y sillas, lavé toda la ropa de cama, nos hicimos el tratamiento en familia y rapé a Helia, Alberto y Erik. Más vale prevenir que lamentar!
Una semana después, puedo decir que la guerra fue dura, que hubo bajas en ambos bandos...pero tras no ver a ninguna de estas odiosas criaturas durante siete días, creo que hemos ganado.
Por si acaso seguimos revisandonos a diario. No pienso bajar la guardia en una buena temporada!

13 feb. 2014

Éramos pocos y parió el... piojo

Por lo visto una familia de cuatro nos sabía a poco, así que el lunes decidimos adoptar a toda una gran familia de piojos.
Yo nunca he tenido piojos, Alberto nunca ha tenido piojos, Erik nunca ha tenido piojos.....y Helia, en fin, ya desde recién nacida marcó las diferencias con su hermano...y en esto no iba a ser menos! Así que Helia a sus 14 meses de edad, ya ha tenido piojos.
Aún hoy estoy flipando con la cantidad de estos pequeños seres que cabe en una cabeza tan chiquitina. Porque claro, ya que nos ponemos, nos ponemos bien....no basta con tener un par de piojillos, había que adoptar a toda una manada. Una verdadera ciudad, el paraiso del piojo era lo que la enana había desarrollado.
El misterio a día de hoy sigue siendo la fuente de origen de este mal. Su hermano está limpio y por tanto libre de este pecado. En su guardería ningún otro niño ha tenido. No se ha relacionado con nadie más. Y es que mi hija es, la niña origen, la primera que los pilla de ves a saber donde y los distribuye. Por suerte truncamos su plan, y tras día y medio convertida en ensalada humana y sometida a la tortura de la liendrera, hemos conseguido acabar con el problema.
Esta semana ha sido muy dura...combinar el trabajo con la matanza del piojo no es tarea fácil. Esta semana me he visto claramente superada.

2 feb. 2014

Robo a mano armada o compra del billete de ferrocarril

Cuando me reincorporé al mercado laboral, a finales de diciembre del pasado año, tuve que comprar un nuevo título de transporte. Mi billete costo 65.50€. Me pareció carísimo!!! Una T50/30 de dos zonas... más de 60€!!!
Pero pensé: claro Vanesa....llevas un año sin empleo, lo cual equivale a un año sin coger el transporte público... y todo sube.
Embriagada por la buena nueva de tener trabajo, no le di más importancia, y compré mi billete dispuesta a consumir mis 50 viajes en 30 días!
La semana pasada mi targeta llegó a su fin, caducó, y me tocó comprar una nueva. Serena, como quien no quiere la cosa, me dirigí a una de las máquinas, seleccioné de nuevo una T50/30 para dos zonas y al disponerme a pagar con mi targeta de crédito algo me llamó la atención. Allí estaba, en medio de la pantalla.... 71 napos!!!! Me estaban pidiendo 71€????
Anulé la operación...pensé....tate, te has equivocado, la habrás pedido de tres zonas o ves a saber....haz la selección de nuevo. Volví a marcar en la máquina lo que quería (está vez algo más nerviosa) y para mi sorpresa allí estaba aquel importe infernal nuevamente. 71€. Recordé que siempre suben el trasporte a principios de año.... pero que me cobren 6€ más!!! Así como si nada! ME sentí atracada a la salida del metro...atracada por una máquina de la empresa de tranportes.... que indefensión....

Luego mientras caminaba hacía el cole de Erik, pensé....no seas mal pensada Vanesa. Tal vez han subido esos 6€ porque la calidad del transporte va a sufrir una mejora sustancial. Tal vez, el lunes, al estrenar mi flamante targeta una señor me reciba a la entrada con una café calentito, tendré un asiento asegurado en el vagón, no habré de sufrir más empujones, el vagón olerá a rosas, y el ferrocarril llegará con una puntualidad extrema. Quiero ser bien pensada. Seguro que es eso.... porque de otro modo, como justifican en plena crisis económica una subida tan brutal (6€, repito 6€!!!!) en un billete de transporte??

Quiero ser bien pensada.....quiero serlo....

25 ene. 2014

Las buenas noticias provocan dolor de cabeza

Puede que el título os deje descolocados, que a priori os parezca una total estupidez. Como una buena noticia puede provocar dolor de cabeza?

El pasado 19 de diciembre acudí a mi primera entrevista de trabajo después de un año en dique seco. A priori una muy buena noticia... que poco a poco fue provocando pequeños dolores de cabeza.

El primero...el día en sí de la entrevista. Tenía que ser el 19 de diciembre? Después de un año sin hacer ni una entrevista de trabajo, la primera tiene que coincidir con el festival de Navidad de mi hijo?? Empezamos bien!!! Por suerte la entrevista era las 13.30, y su actuación a las 10 de la mañana. Todo se resolvió con la colaboración de los abuelos, que vinieron a ver el festival y luego se hicieron cargo de los dos peques mientras yo corría rauda y veloz hacía Barcelona para llegar cinco minutos antes de la hora de la entrevista.

La entrevista fue genialmente bien, tanto que salí de allí ya prácticamente sabiéndome contratada. Me dijeron que esa misma tarde me llamarían para confirmarme si estaba en el grupo de "los elegidos" (buscaban a más de una persona), aunque ya me anticiparon que probablemente así sería.

Con estas perspectivas regresé a Sant Cugat, sintiéndome feliz hasta que surgió el problema. En principio me habían comentado que posiblemente debería incorporarme el lunes siguiente, día 23, día en que Erik estaría ya de vacaciones y Helia...en fin....Helia siempre había estado en casa conmigo..... ¿que hago con los niños!!!???? Dolor de cabeza.

Llegué a Sant Cugat con el tiempo justo de parar en el Viena de al lado de la estación, comerme un bocadillo y salir corriendo, porque para colmo de los males ese día precisamente tenía una visita médica.

Mientras comía treté de confeccionar un horario que me permitiera dejar a mis peques el mínimo tiempo posible en escuela y guardería, ya que me habían comentado que había cierta flexibilidad a la hora de entrar y salir. La única premisa era trabajar 40 horas y dos tardes a la semana. Tras hacer muchos números y estar al borde de la indigestión, llegué a la conclusión de que lo mejor era entrar a las ocho de la mañana para poder salir al menos tres días a las tres y recoger a Erik a las 16.30 y a Helia a las 17 horas. De este modo habría tres tardes de convivencia familiar. Las dos restantes trabajaría hasta las 18h, y los abuelos tendrían que hechar un cable. El plan se saldaba con encontrar un centro donde dejar a Helia a las siete de la mañana y pagar la acogida escolar para Erik y dejarle a las 7.45 horas en la escuela.

Mientras esperaba en la consulta médica llamé a dos centros de Apoyo Familiar (también conocidos como ludotecas) próximos a mi domicilio. Uno lo había visitado hacía unos meses (madre previsora) y me había gustado, pero no estaba segura de a que hora habrían. El otro llevaba abierto muy poco tiempo, y no lo había visitado todavía. En el centro "conocido" no me contestaron al teléfono. En el otro me atendieron muy amablemente y me dieron hora de visita para esa misma tarde.

Salí del médico rauda y veloz para ir a la visita que había concertado para conocer el centro que no había visitado. De camino sonó mi teléfono. Era mi futura jefa. Estaba en la lista de las afortunadas y por fin tenía empleo!!!! No había problemas en hacer el horario que yo proponía y para mi sorpresa finalmente mi incorporación sería el próximo lunes día 30 de diciembre. Había ganado una semana más!! Una semana para que la pequeña Helia pudiera hacer adaptación a su nueva vida como escolar. La idea de dejarla el primer día de siete de la mañana a cinco de la tarde....así de sopetón, no me convencía. Un tema resuelto.

La visita al centro de apoyo familiar no pudo ir mejor. Resultó ser un centro pequeñito pero muy bien equipado y con una directora totalmente orientada a ofrecer soluciones. Justo lo que yo necesitaba. Antes de entrar vi el horario en la puerta: abrían a las ocho de la mañana. La primera en la frente, pensé.... Yo necesitaba que Alberto pudiera dejar a Helia a las siete. Menuda decepción....una visita perdida. Pero no fue así, para mi sorpresa al entrar en el despacho le comenté "el problema" a la directora del centro y le dije que yo necesitaba dejar a mi hija antes de ese horario...así que para no perder tiempo podíamos ahorrarnos la visita. Ella me sorprendió y me preguntó a que hora necesitaba llevarla, y para mi sorpresa me dijo que no habría problema, que ella misma abriría el centro sólo para mi hija y estaría con ella esa hora. En que lugar te ofrecen una atención así? Todo lo que me ofreció fueron soluciones, se adaptaban perfectamente a mis necesidades y no había problema en que Helia se incoporase de manera inmediata.

Es más, también ofrecían esplai para niños mayores durante las vacaciones de Navidad, de modo que me admitirían también a Erik para cuidarle el día 30 y 31 de diciembre (días en que sus abuelos no podían hacerse cargo).

El centro, aunque pequeñito, resultó estar muy bien equipado y ser muy acogedor. Y la directora resultó ser mi tabla de salvación. El dolor de cabeza se desvanecía poco a poco.

Saliendo de allí me acerqué al otro Centro de Apoyo Familiar, en el que no me habían cogido el teléfono, para ver si me podían confirmar el horario y la disponibilidad de plazas. La atención que me dieron fue lamentable. No me podían asegurar que para una niña sóla me fueran a abrir el centro, aunque tampoco me decían que no rotundamente....sólo que tal vez el coste por hora se triplicaría....porque yo debería hacerme cargo de todos los gastos de aquella hora.... En fin... lo de siempre....acudes buscando soluciones y te dan dolores de cabeza.

Esa noche con Alberto hicimos números para contemplar las dos posibilidades reales: llevar a Helia a la misma guardería a la que había ido Erik, o apostar por el Centro de Apoyo Familiar, que tantas soluciones nos había ofrecido.

Dada la distancia que hay de casa a la guardería, y que entonces debía dejar yo a Helia a las 6.30 de la mañana, acabamos decidiendonos por el centro desconocido, donde Alberto podría dejarla a las siete y yo recogerla a las cinco. Y las tardes que yo trabajase la podrían recoger cómodamente sus abuelos, ya que está a dos minutos de casa.

Y así es como las buenas noticias provocan dolores de cabeza y como las buenas personas y los centros profesionales y que realmente se adaptan a tus necesidades (esto lo ponen todos en su publicidad.... y luego...no te salgas ni cinco minutos de lo establecido) resuelven dichos dolores.

Helia se incorporó al "cole" el lunes siguiente, hizo su semana de adaptación y cuando yo me incorporé el día 30 a trabajar se quedó dos días con su hermano para luego afrontar el desafío en soledad.

Lo mejor..... el verla decir adiós cada mañana cuando la dejamos. Lo aún mejor...que cuando llego a buscarla me sigue diciendo adiós. Señal de que está a gusto y ha encontrado su lugar.

23 ene. 2014

Habemus conexión

Parece mentira, pero por fin la pesadilla llegó a su fin! Tenemos teléfono en casa e internet! Todo un milagro volver a estar comunicados.
Ahora me queda el seguir sacando tiempo para recuperar el tiempo perdido y seguir dando guerra.
Sigo tratando de conciliar mi recién estrenada vida laboral, con la vida familiar....tarea ya de por sí complicada
sin que mi hija le de el toque de emoción de tener fiebre a media tarde. Mañana los yayos conciliarán su plácida vida de jubilados con el cuidado de su dulce y acatarrada nieta.

16 ene. 2014

Pesadilla tras la Navidad

Por increíble que parezca...seguimos sin tener fijo ni internet en casa. Orange dijo que era culpa de Telefónica, imagino que Telefónica dice que es culpa de Orange...el caso es que el uno por el otro y la casa sin conexión!

Este viernes (por fin!!) vendrá un técnico de Orange a casa, para ver si averigua, y de paso resuelve, lo que esta pasando.

La pesadilla que se inició durante la Navidad...aún dura!!

5 ene. 2014

Por causas ajenas

El pasado jueves día dos de enero nos tenían que hacer la portabilidad del teléfono fijo e internet de Telefónica a Orange. Por un problema logístico el router no llegó a tiempo a casa...telefónica cortó la línea y nos quedamos sin servicio.
El famoso router llegó el día 3, pero para nuestra sorpresa,al conectarlo no pilla señal. Llamamos a orange...y oh....ironías del destino, justo ahora hay una incidencia en la zona y al ser fin de semana....lunes festivo...etc....no sabemos cuando por fin tendremos fijo e internet.
Pesadilla durante la Navidad?