23 jun. 2014

Preparados, listos.... YA!

Tras casi cinco años (desde mi primer embarazo) en dique seco, el pasado sábado volví a correr.

No lo hice de la mejor manera posible... me dejé llevar por mis impulsos y mi testarudez y salí sin preparación de ningún tipo y con unas zapatillas que me prestó mi marido a "rodar por los raíles". Aunque pese a todo, no me fue nada mal!

 La idea empezó a tomar forma en mi cabeza, cuando hará poco más de un mes, unos amigos de la familia (siempre me ha encantado esta expresión) abrieron una tienda de running en el Prat de Llobregat. Cuando fuímos a verla, nos comentaron que tenían previsto organizar salidas, grupos de corredores que quisieran salir a entrenar juntos y pasar un buen rato. La idea me encantó y me sentí añorada.... mis tiempos de corredora trotona quedaban taaaan lejos....

Poco después, leí en facebook que ya habían empezado con las salidas, y que los sábados a las nueve de la mañana harían salida con grupo de chicas, en plan "iniciación". La idea de volver al ruedo empezó a cobrar vida seriamente. De manera que cuando horas después, Alberto leyó la misma noticia en facebook y me propuso de quedarse con los niños para que yo pudiera salir con el grupo de Món Runners, no lo pensé dos veces y acepté la propuesta.

Y así, con mi "vieja" equipación, y mis zapatillas de prestado, me presenté en la puerta de la tienda con la mejor de mis sonrisas (que escondía mi secreto miedo al fracaso-ridículo) y predisposición a darlo todo.

En la puerta esperaban ya los organizadores, Fanny y Didac, y no tardaron en llegar el resto de las chicas. Cada una partía de estados de forma y experiencias muy distintas, pero todas teníamos ganas de correr, pasarlo bien y superarnos a nosotras mismas.

Me despedí de mi club de fans (marido y niños, por supuesto) y salí tras el grupo. No tardé en ser consciente que mi estado de forma no era el mejor del grupo, ya que en breve quedé la última. Pero esto no me desanimó. Cada cual tiene su ritmo y el mío es de base lenta. Nunca he hecho deporte utilizando como arma fundamental mi cuerpo, no es mi punto fuerte, por el contrario mi mente y mi espíritu (o lo que es lo mismo, mi testarudez y cabezonería) son firmes. Tomé la determinación de correr los cinco kilometros que nos habían propuesto sin detenerme a caminar ni una sola vez... no importaba el ritmo, ni el crono.... sólo importaba acabar.

Un kilometro por año de inactividad. Ni más, ni menos. Elegí un ritmo bajo pero constante. Fanny se colocó a mi lado, y me animó todo el rato con sus consejos y comentarios. Didac se colocó a la cabeza del grupo, con quienes llevaban un ritmo más....digno. Se acercó un par de veces para asegurarse de que íbamos bien, y siguió siempre con su labor de cabeza de grupo.

Hubo algún momento en que me sentí realmente cansada, mis rodillas se quejaron, mis músculos me "mordieron", pero había decidido que parar no era una opción, y cuando Vanesa decide algo.... para bien o para mal.... arde Troya.

Cuando vi la tienda al fondo de la calle pensé que me caería antes de llegar.... pero no fue así, lo conseguí. Conseguí llegar a mi meta, un kilometro por año de inactividad del tirón. Una meta conseguida por mí misma, una de las primeras cosas que hacía desde que soy madre por y para mí.

A partir de aquí....sólo puedo ir en una dirección: hacia adelante!

Me compré unas zapatillas nuevas, de mi número, de chica, para MI. Y a pie de tienda me hice una propuesta: volver cada sábado a Món Runners, para seguir a mis compañeras, iré detras....pero iré cerca!

Y entre semana, trataré de organizarme con Alberto para salir dos días...sin pretensiones, sin objetivos: salir es el objetivo.

La trotona ha vuelto al ruedo y tratará de aferrarse a él de nuevo. Hoy es lunes, y me duele cada centímetro de mi cuerpo.... pero.... me gusta! El próximo sábado...dolerá menos.

Y cuando crea desfallecer por el camino tres palabras sonaran en mi mente como lo hicieron este sábado, como un mantra que te centra y te anima: Run Dora Run!!!